Deliciosas croquetas de jamón para deleitar tu paladar

Deliciosas croquetas de jamón, crujientes por fuera y cremosas por dentro. El sabor que te transportará a un paraíso culinario.

¡Hola a todos los amantes de la buena comida! Hoy vamos a adentrarnos en el maravilloso mundo de las croquetas de jamón cremosas. ¿Hay algo más delicioso que una croqueta bien hecha? ¡Yo creo que no! Así que prepárense para aprender todos los secretos y trucos para hacer unas croquetas caseras que harán que se les haga agua la boca.

«La cocina es un arte y las croquetas son una obra maestra».

Antes de empezar, asegúrate de tener todos los ingredientes necesarios para hacer unas 25 deliciosas croquetas de jamón. Necesitarás jamón serrano picado en trozos pequeños, mantequilla, harina, leche, sal, pimienta, nuez moscada, huevo batido y pan rallado. ¡Vamos a ello!

Cómo hacer unas croquetas de jamón caseras

Lo primero que debes hacer es derretir la mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade el jamón picado y cocínalo durante unos minutos hasta que esté dorado y suelte su delicioso aroma.

A continuación, añade la harina y remueve constantemente durante unos minutos para que se cocine y pierda el sabor a crudo. Este paso es muy importante para evitar que las croquetas tengan un sabor a harina desagradable.

Llega el momento de añadir la leche poco a poco, mientras remueves con una varilla para evitar que se formen grumos. La leche debe estar caliente, así que te recomiendo infusionarla previamente con los huesos del jamón para darle un toque extra de sabor. Deja que la bechamel se cocine a fuego lento hasta que espese y adquiera una consistencia cremosa.

Leer también:  Delicioso Lomo en Salsa de Cebolla para Saborear

Una vez que la bechamel esté lista, retírala del fuego y añade sal, pimienta y nuez moscada al gusto. A continuación, añade el jamón picado que habías reservado y mezcla bien todos los ingredientes.

Deja que la masa de las croquetas se enfríe en el frigorífico durante al menos una hora. Esto ayudará a que la masa se asiente y sea más fácil de manejar a la hora de formar las croquetas.

Cuando la masa esté fría, llega el momento de darle forma a las croquetas. Puedes hacerlas del tamaño que prefieras, pero te recomiendo hacerlas de un tamaño mediano para que se cocinen de manera uniforme.

Pasa cada croqueta por huevo batido y pan rallado, asegurándote de que queden bien cubiertas por todas partes. Esto le dará ese delicioso crujiente que tanto nos gusta.

Si quieres que tus croquetas sean aún más cremosas, puedes congelarlas antes de freírlas. Esto hará que se asienten aún más y que el interior quede bien jugoso.

Por último, llega el momento de freír las croquetas. Calienta abundante aceite en una sartén y fríe las croquetas hasta que estén doradas por todos lados. Recuerda freírlas en pequeñas cantidades para que no se peguen entre sí y para que el aceite se mantenga a la temperatura adecuada.

Una vez que las croquetas estén doradas, retíralas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. ¡Y listo! Ya tienes unas deliciosas croquetas de jamón cremosas listas para ser devoradas.

Las croquetas de jamón caseras son una auténtica delicia que puedes disfrutar en cualquier momento. Con unos pocos ingredientes y siguiendo estos sencillos pasos, podrás hacer unas croquetas cremosas y sabrosas que te dejarán sin palabras. Así que no pierdas más tiempo y ¡ponte manos a la obra! ¡Buen provecho!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.